12 mar. 2019

Mi experiencia en un jardín (inicial)

|| 18 comentarios:
Como bien dice el título, les voy a contar mi experiencia en un jardín de infantes. Para ponerlos en contexto, estoy estudiando para ser maestra jardinera (maestra de nivel inicial). Y lejos de todos los prejuicios que se tiene sobre ésta profesión (trabajar con goma eva 24/7, manualidades y dibujos por doquier, etc), les puedo asegurar que nada más lejos de la realidad. Tal vez más adelante hablaré sobre los prejuicios o estereotipos de la carrera. Pero por ahora, me enfocaré en contar mi experiencia en un jardín de infantes.
Cursando la materia "taller 2", tuvimos que ir por 2 semanas consecutivas a un jardín de infantes. El enfoque de este taller, es tener nuestra primer experiencia en un jardín. Nosotras (como alumnas del profesorado) debemos estar con los niños y al mismo tiempo ser ayudantes pedagógicos de la docente de sala. El jardín al que asistí, se encontraba dentro de una escuela primaria. Y contaba con dos salitas (sala de 4 y de 5). Mi compañera del taller eligió la 4, y yo la 5.
Antes de entrar a la sala, me puse mi guardapolvo azul. Pues ¿que sería de una maestra jardinera sin su guardapolvo? y entré. Al principio fui el centro de atención de todos los niños. Como nunca me habían visto, me preguntaron por mi nombre, que estaba haciendo allí y ... recibí mi primer abrazo por parte de una niña. Ellos estaban en clase de música, y cuando ésta finalizó, la docente de la sala me presentó con los niños. Les comentó que por dos semanas yo estaría junto a ellos, y todos estaban muy contentos.
Como me hes muy difícil resumir dos semanas de mi vida en un solo post, decidí dividirlo en pequeños títulos: a) Vínculo, b) Lectura, c) Escritura, d) Salida, e) Último día. Como verán, he dejado varias cosas de lado, para no hacer tan extensa la entrada. Me enfoqué en lo que creo que fue lo más esencial y en lo que más me ha gustado.

Vínculo
 . .ೃೀ..
La sala de 5 estaba compuesta por 22 niños, entre 5 y 6 años. Y desde el primer día que estuve allí los niños comenzaron a llamarme "seño". Claro, ellos no sabían que era practicante, deducían que por tener el guardapolvo azul, ya era una maestra. Pero el hecho de que me llamaran "seño", fue algo muy significativo para mi, me sentí como una verdadera docente de sala. 
Desde el primer día estuve involucrándome con los niños. Ellos rápidamente me tomaron cariño, y querían que estuviese con ellos todo el tiempo. Si bien, hubo momentos en los que tuve que ayudar a la docente de sala, hubo otros momentos donde pude jugar y divertirme con ellos. Me sorprendió ver la creatividad que tenían los niños a la hora de jugar. No solo jugaban con juguetes clásicos (como autos, muñecos, peluches) sino también con tapitas de gaseosas, esponjas y mantas. Con su imaginación, lograban que las tapas de gaseosas sean todo tipo de comidas como tomate, lechuga, y kétchup. Y lo mismo pasaba con las esponjas, que con imaginación se convertían en sándwiches de miga, auriculares, polvo compacto y hasta masajeador de rostro. También jugaban con otro tipos de juegos más didácticos, como el tablero matemático. Que se jugaba con unos tableros, un dado y unas fichas de colores. En ese juego, los niños podían sumar y contar.
Algo que me preocupó los primeros días, fue como resolver las peleas de los niños. Todos los días surgían pequeñas peleas entre ellos, y me llamaban diciendo "señooo, fulano no me quiere prestar el juguete" o "señooo, mengano me quitó mi juguete". Al principio no sabía que hacer, pero observando a la maestra, comprendí como solucionar esos conflictos. Cuando surgía un conflicto de éste tipo, se les enseñaba a compartir, a no pelear por un juguete, sino a compartirlo. Era una enseñanza implícita, pero esa enseñanza del "compartir", los niños lo implementaban. Puesto que en muchas de esas peleas, entre los niños mismos se decían que debían compartir. Recuerdo que en un recreo que tuvieron, las niñas estaban jugando con sus muñecas. Luego vino otra niña más chica de edad (estaba en sala de 4) y le quitó la muñeca a una de ellas. Entonces las niñas le dijeron que eso no se hacía. Que si quería la muñeca debía pedirlo prestado y compartir. O sea que entre ellos mismos se enseñaban valores y se ponían límites.
Algo que pude notar, es que los niños siempre pero siempre querrán hacerte sentir bien. Siempre van a querer demostrarte su cariño, no solo con abrazos, sino también con gestos y palabras. Los niños son muy pero muy dulces. Siempre que llegaba a la sala, no faltaba el niño que me diera un abrazo, o el niño que dijera "¡seño, te extrañe!". Porque ellos son así, son muy cariñosos. Recuerdo que una vez, los niños estaban dibujando en las tablets. Y un niño se acercó a mi y me dijo algo como "seño, te voy a hacer un corazón". Entonces volvió a su asiento y comenzó a dibujar un corazón en la tablet. Cuando terminó, me lo mostró y dijo que el dibujo era para mí. También recuerdo que una vez me sucedió algo, que me causó mucha gracia y ternura. La primer semana que empecé a ir al jardín, llevaba el pelo largo. Y en el fin de semana que le siguió, me lo corté hasta los hombros. Entonces, el lunes cuando volví al jardín, los niños notaron enseguida mi corte de pelo. Y les encantó. Les gustó tanto, que un niño comenzó a decir algo como: "un aplauso para la seño que se cortó el pelo". Entonces, todos los niños comenzaron a aplaudirme. Así es, me aplaudieron porque me corté el pelo, me morí de amor >////<. Pero ésto no acabó ahí. Cuando terminaron de aplaudirme, el mismo niño dijo algo como: "un aplauso para la maestra también" (para la docente de sala). Y todos comenzaron a aplaudirle. La docente de sala, que en ese momento estaba sentada, se empezó a reír y a decir gracias. Y por último, el mismo niño, dijo: "y un aplauso para nosotros", y todos los niños comenzaron a aplaudirse. Fue una situación muy linda. Como dije, los niños son muy dulces y siempre van a querer hacerte sentir bien.

Lectura
 . .ೃೀ..
Con respecto a la lectura, hay jardines donde los niños de sala de 5, están aprendiendo a leer. Pero en este caso en particular, al jardín que asistí, los niños no sabían leer aún. Si podían reconocer letras y vocales, pero leer todavía no. Pero eso no significaba que no estuvieran conectados con la lectura. Ellos leían a través de la docente, o sea que, la docente les leía en voz alta. Dentro de la sala, había un estante lleno de libros, revistas y cuentos. Y los niños elegían un libro determinado, para que la docente se los leyera.
Recuerdo que una vez los niños tenían "hora libre", hora donde podían jugar, dibujar, leer, o hacer cualquier otra actividad dentro de la sala. Una niña se había acercado a mi, trayendo consigo un cuento, para que yo se lo leyera. Entonces comencé a leérselo en voz alta. Y eso llamó la atención de algunos niños que estaban cerca mío. Ellos se amontonaron alrededor de la mesa en donde estaba, y comenzaron a prestar atención a lo que yo leía. El cuento se llamaba "Mi papá" de Anthony Browne. Y contaba la historia de un papá que podía luchar contra gigantes, caminar sobre la cuerda floja, nadar como un pez, etc. En síntesis, un papá multifacético. Y a decir verdad, fue un cuento del agrado de los niños, puesto que sacó varias carcajadas en ellos. Se los leía dos, tres hasta cuatro veces, y ellos no paraban de reír. De pronto, se acercaron a la mesa, los restantes niños que faltaban. Y sin que me lo hubiese propuesto, había capturado la atención de toda la sala. Así que, uno de ellos se acercó al estante y eligió algunos libros para que se los leyera. Otros niños lo imitaron, y pusieron libro tras libro sobre la mesa. De pasar a tener un libro, pasé a tener fácil unos 10 o 12 libros. Y aquí surgió un dilema ¿con que libro empezar?. Los niños estaban lejos de decidirse, algunos querían libros con más dibujos y menos texto, y otros no. Hasta que un niño puso fin al dilema. Le dijo a sus compañeros que acomodaran los libros en una fila, del más interesante al menos interesante. El más interesante estaría arriba de todo, y el menos interesante abajo. Y eso fue lo que hicieron. Los niños acomodaron, hasta dejar una pila de libros ordenadamente sobre la mesa. Los niños se acomodaron alrededor mio, y comencé a leerles el primer libro. Ellos prestaban mucha atención a la lectura. Y antes de pasar de página, les mostraba el dibujo, para que lo vieran. Y así estuve, leyendo uno que otro libro, hasta que acabó la "hora libre" y tuvieron que merendar. 

Escritura
 . .ೃೀ..
Con respecto a la escritura, me gustó mucho el trabajo que hay detrás, para que los niños aprendan a escribir. En una sala de cinco, ya es habitual que los niños tengan una base para escribir. Los niños deben reconocer letras, palabras, e intentar escribir sus nombres. En este caso en particular, en la sala de 5, todos sabían escribir sus nombres. Y de todos ellos, solo una niña sabía escribir también su apellido.
Un método para ejercitar la escritura, era que al finalizar cada dibujo, debían escribir a un costado de la hoja, su nombre a modo firma. Pero ese no era el único método que se utilizaba. También se realizaban otro tipo de actividades. A continuación, voy a nombrar y desarrollar dos de ellas.

⌦ ❛❛Actividad N°1: escritura grupal❜❜
Una de las actividades que se llevó a cabo en esas semanas, fue la investigación sobre los dinosaurios. Los niños estuvieron investigando cuantas clases de dinosaurios habían, que comían y porque se habían extinguido. Y a raíz de esa investigación, se llevó a cabo una actividad de escritura.  El nuevo desafío era aprender a escribir la palabra "dinosaurio".
Para ello, la docente realizó primero una actividad grupal. Agarró una tablet, y empezó a llamar niño por niño. A cada niño que llamaba, le hacía escribir (en la tablet) una letra. El primer niño debía escribir la letra "d", el segundo la letra "i", el tercero la letra "n", y así sucesivamente. Hasta completar la palabra "dinosaurio".
A continuación, mostraré algunas conversaciones y diálogos reales que pude registrar de esa actividad. Si, porque nuestra labor no solo fue ser ayudantes pedagógicos, sino que al mismo tiempo, debíamos realizar trabajos prácticos para aprobar la cursada. Y algunos de esos trabajos, consistía en hacer registros (de diálogos, actividades, excursiones) para aprobar. Así que todo diálogo que esté en este post, son reales.
/*Aclaración: Por cuestión de privacidad, cuando en el diálogo aparezcan los nombres de los niños, haré lo siguiente. En lugar de sus nombres, los reemplazaré por "X1, X2, X3 (...)". Por ejemplo, si se dice "fulano y mengano, pasen al pizarrón", pondré "X1 y X2, pasen al pizarrón".*/
Maestra: yo acá escribí dinosaurio. ¿Con que letra empieza dinosaurio?
X1: con la "d"
X2: de dedo
Maestra: ¿X3, te animas a escribir dinosaurio, sin mirar nada?
X3 se levanta
Maestra: ¿con que letra empieza dinosaurio?
X3: con la "d"
X3 empieza a escribir en la tablet. Los demás comienzan a hablar y la maestra interrumpe.
Maestra: escuchen lo que dijo X3. Dijo que dinosaurio empieza con la "d" de Daniel, muy bien.
X4: y la "d" de Daniela
Maestra: a ver, va a venir a escribir la “i”, X5.
La maestra llama a X5, para que escriba en la tablet.
Maestra: di” ¿como se escribe?
X5: con la "i"
Maestra: ¿como es la "i"?
X5 comienza a escribir la letra "i"
Maestra: muy bien vaya a sentarse. X6 vení
X6 se levanta.
Maestra:dino
X6: con la "o"
Maestra: "diNo"
La docente hace énfasis en la letra "n" y X6 se da cuenta. Entonces comienza a escribir.
Maestra: venga X7
X7 se levanta.
Maestra:dinO
La docente hace énfasis en la letra "o"
X7: con la "o"
X7 comienza a escribir.
X8: con la "o" de oso
(...)
El diálogo sigue, pero es muy extenso como para ponerlo completo. La actividad culminó, cuando los niños seleccionados por la docente, completaron la palabra "dinosaurio" en la tablet. Esta es una forma de actividad grupal. Los niños reconocen las palabras y/o letras, y las van escribiendo.

⌦ ❛❛Actividad N°2: escritura individual❜❜
Luego de la actividad grupal descrita arriba, se realizó una actividad individual. Básicamente era la misma actividad, pero de forma individual. O sea que esta vez, cada niño debía escribir por sí solo, la palabra "dinosaurio" en la tablet. Cosa que representaba un gran desafío para ellos. Puesto que gran parte del grupo, solo sabían escribir sus nombres. Otras palabras no sabían escribir. La docente repartió tablets a los niños, para que empezaran la actividad. A continuación mostraré un fragmento del diálogo, que registré.
Maestra: Ahora cada uno va a escribir "dinosaurio"
Los niños comienzan a acomodarse en sus respectivas mesas.
Maestra: vamos a trabajar con las tablets, y tener mucho cuidado para que no se rompan. Y si tenemos dudas, le preguntan a la seño o a los compañeros de las mesas, a ver si los pueden ayudar.
La maestra comienza a repartir las tablets.
Maestra: cada uno lo escribe como se acuerda
X1: empieza con la "f"
X2: no
X3: primero empieza con la “i
Un nene empieza a dibujar un dinosaurio, en la tablet.
X4: no, no tenemos que dibujar el dinosaurio, tenemos que escribir dinosaurio
X5: no vamos a hacer un dinosaurio
La maestra va de mesa en mesa para ayudar, mientras que los niños repiten la palabra "dinosaurio" para escribir. Mientras tanto, un niño empieza a dudar de como escribir la palabra "dinosaurio".
X6: escribí como a vos te salga (le dice el X6 a su compañero)
X7: como a vos te salga (le dice X7 al mismo compañero)
X8: seño ¿así?
X8 le muestra a la docente, que ya terminó de escribir.
Maestra: ¡muy bien X8!
X9: terminé seño
La docente se acerca a X9. Pero X9 solo dibujó un dinosaurio y no escribió la palabra "dinosaurio".
Maestra: ¿te animas a escribir dinosaurio? como te salga
X9 contesta que si con la cabeza.
X9: ya está 
X9 le muestra a la maestra, lo que escribió.
Maestra: excelente, muy bien, ponele tu nombre
Una niña se acerca y le muestra lo que escribió en la tablet.
Maestra: muy bien X10
Otra niña se acerca y le muestra su dibujo, pero tampoco escribió la palabra "dinosaurio".
Maestra: muy bien X11, ¿te animas a escribir dinosaurio?
La niña empieza a escribir

(...)
La actividad siguió, pero como dije anteriormente, es bastante larga como para ponerlo completo. Gracias a ésta actividad, pude notar el nivel de escritura que tenía cada niño. Pasando por las mesas, pude observar que algunos niños solo lograron escribir las vocales. O sea que en ves de escribir "dinosaurio" escribieron "ioauio". Mientras que otros niños, lograron escribir casi la palabra completa, solo les faltaron una o dos letras. Por ejemplo en vez de "dinosaurio" escribieron "inosario" o "dinosaro".

Salida
 . .ೃೀ..
También tuve el privilegio de ir a una excursión con los niños. Fueron dos semanas que pude estar en el jardín, así que considero que tuve mucha suerte de que justo tuvieran planificado una salida escolar, para esas fechas.
La salida consistía en ir a ver una obra de teatro. Entonces las salas de 4 y de 5, junto con sus respectivas docentes, la celadora, la directora, algunos padres, mi compañera de taller y yo, fuimos al teatro. Se encargó un micro para ir todos juntos. Cuando subimos al micro, acomodamos a los niños y les pusimos el cinturón de seguridad. Aunque a muchos, el cinturón les quedaba grande. Por eso, tanto en la ida como en la vuelta, estuvimos muy pendientes de ellos, de que no se lastimasen. 
Una vez en el teatro, nos empezamos a acomodar. Los niños se sentaron en el medio, y los adultos se sentaron en las puntas (por cuestión de seguridad). Pero algo que me llamó enormemente la atención, fue la actitud de una mamá. La mamá era una de las persona adultas que se ofreció a acompañarnos, y su hijo estaba en sala de 4. La instrucción había sido que los adultos se sentaran en las puntas, y los niños al medio. Pero la mamá no le importó nada, y se sentó en el medio con su hijo a upa. La mamá al ser grande, tapaba la visión de los niños que se sentaron atrás de ella. La celadora le llamó la atención a la docente de sala de 4, puesto que era responsabilidad suya avisar a los padres que no se podían sentar allí. Pero la docente le contestó que ya se lo había marcado, pero no le había hecho caso. Aunque en ese momento volvió a insistirle a la mamá, diciéndole algo como: "mami, no puede sentarse ahí, es para los niños". ¿Saben como reaccionó la mamá? hizo un berrinche como si fuera una niña. No miento, la mamá "pataleo" y de mala gana fue a sentarse en otra parte. Increíble. La celadora después hizo un comentario como "los padres se portan peor que los niños".
Luego de un rato, empezó la obra de teatro. Toda la obra se enfocó en la oscuridad y en objetos iluminados. Y es que esa era su gracia. Gracias a la completa oscuridad del escenario y a la vestimenta negra de los actores, se pudo ver a personajes flotando, artículos que se movían, etc. Los actores hacían cobrar vida a personajes y objetos. O sea que el espectador sólo veía, lo que los actores deseaban mostrar. Está demás decir que los niños disfrutaron de la obra de teatro. Salieron con una sonrisa en su rostro.
Mientras nos disponíamos en volver al jardín, el chofer del micro, comenzó a poner canciones de reggaetón. Yo la verdad desconozco de éste género de música. Para los que me siguen desde hace tiempo, sabrán que que lo mio es el kpop. Pero me sorprendió muchísimo ver a todos los niños (de sala de 4 y de 5), cantar a viva voz esas canciones. De un momento a otro, el viaje de vuelta en micro, se convirtió en una sala de boliche. Los niños comenzaron a cantar todas las canciones de reggaetón. Por ejemplo, la canción más famosa (que hasta yo conozco) es la de Maluma "felices los 4". Cuando llegó esa canción, todos pero todos los niños, se pusieron a cantar el estribillo: "y si con otro pasas el rato, vamo´a ser feliz, vamo´a ser feliz, felices los 4". Parecía que estábamos en un concierto, pero no, estábamos en un micro de vuelta a casa. Las maestras estaban muy sorprendidas, y que ni se diga del chofer. Entonces, la maestra de sala de 4, sacó su celular y comenzó a filmar a los niños cantando. Y así el viaje de vuelta a casa, se convirtió en un mini concierto, hasta llegar al jardín.

Último día
 . .ೃೀ..
Y si, todo lo que comienza tiene un fin. Mi último día llegó. Me he encariñado mucho con los niños (aún hoy día los extraño). Así que en mi último día trate de disfrutar lo más que pude, junto a ellos. También como es costumbre, le hice un pequeño presente a la docente de sala y a los niños. Pues se acostumbra a que las practicantes, regalen algo en su último día. Cosa que hice. Pero ... me llevé una grata sorpresa ese día. Puesto que la docente, también me había hecho un pequeño presente. Me dio una bolsa junto con una nota pegada. Dentro de la bolsa había un llavero de estrellas y algunas golosinas. Y la nota que estaba pegada, decía lo siguiente:
"Seño Natasha: ¡Que lindo fue compartir estas tardes junto a vos! te deseamos mucha suerte en este camino que es la docencia. Te vamos a extrañar." 
No sabía que la docente me haría un presente. Por lo general, nosotras las practicantes somos quienes debemos hacer un presente a las maestras. Por eso me sorprendió. Así que me fui del jardín muy contenta. Fue una gran experiencia para mi. 

Aquí culmina el post de hoy. Espero que hayan leído la entrada completa (?. Es bastante larga, y eso que no pude contar todo lo que viví en esas dos semanas. Desde ya gracias por leer, y nos vemos en el siguiente post.
Con cariño, Yenathie